OPE Enfermería: Clave del éxito para memorizar bien, aceptar que somos humanos

Hay un pilar fundamental en el éxito de un examen de oposición o de un examen EIR. Se trata de la capacidad memorística que tengamos. Pero si nos centramos en la mayoría de los opositores/as que se encuentran dentro de la curva de normalidad, la verdad es que tampoco somos tan buenos estudiando como quisiéramos. Y sin embargo, la plaza se saca…

0
2780

Qué importante es memorizar bien nuestro temario de oposiciones y qué difícil de conseguir ¿verdad? Cuántas veces habrás sentido la dificultad para retener los contenidos que estás estudiando e incluso, habrás tenido la sensación de que estar perdiendo capacidad de retención. Este es el momento horrible en el que comienzas a decirte lindezas del tipo “Ya no tengo la memoria de antes”, “Será la edad”, “No voy a poder quedarme con todo esto”, etc.

Pues bien, quizás nunca te habías planteado lo que vas a leer ahora mismo:
Esta sensación de no tener suficiente capacidad para memorizar le pasa a todo el mundo, A TODO.

No hay nadie que se libre, sencillamente porque es un sentimiento humano inevitable. Cuando un opositor/a quiere aprovechar su tiempo al máximo posible, y, además, quiere conseguir resultados cuantificables de la forma más rápida posible, se aboca a una insatisfacción permanente. Nunca estará satisfecho con sus logros. NUNCA.

Pero, ¿dónde está el problema de la memoria, que tanta insatisfacción genera? En la elevada autoexigencia. Queremos tener capacidades superiores, ser superrobots, tener superpoderes, recordar a la primera todo lo que leelemos, y así, hasta el infinito.

Y no somos capaces de pensar, con calma y realismo, en las dificultades que tenemos a la hora de conseguir activar nuestra memoria. Fundamentalmente, existen dos dificultades reales que nos impiden rendir al 100% cuando estamos estudiando:

1. La falta de hábito de estudio: Este problema es fácil de solucionar. El ser humano es capaz de habituarse a la realización de cualquier acción, buena o mala, si dicha acción se realiza de forma continuada y constante.

2. La falta de fecha de examen: Esta es la madre del cordero. Mientras no tengamos en nuestra cabeza un mes, un día y una hora concreta que nos establezca un plazo limitado de tiempo para tratar de estudiar todo el material, no tendremos activo el principal detonante de la motivación. Tener un objetivo cerrado en el tiempo, saber cuánto nos queda para estudiar con mayor o menor velocidad es la llave que abre la puerta a la memoria, porque entonces y solo entonces, estaremos motivados.

En conclusión, estudia de forma constante, pero sin autoexigencias poco realista o demasiado ambiciosas. Acepta tu capacidad, y cuenta con ella, aprovéchala al máximo.

Ve “trotando”, para que cuando digan la fecha de examen, “hagas el sprint final”.

Raúl Lozano Alonso. Enfermero Especialista en

Salud Mental y Preparador de Oposiciones.