¿Merece la pena preparar el examen EIR?

Hoy te intentamos aclarar algunas de las claves de lo que supone preparar el examen EIR. Sin duda la información a la hora de enfrentarte a un examen es uno de los aspectos más importantes, vamos a intentar dar algo más de luz sobre el examen EIR. ¡Pregúntanos las dudas que te surjan!

0
7471
Preparar el examen EIR

PREPARAR EL EXAMEN EIR 2018

De hecho, es una de las principales apuestas con las que cuenta actualmente la enfermería. Prepararse este examen implica que el profesional enfermero desea, tras el grado (o tras la diplomatura) obtener unos conocimientos, unas técnicas, unas habilidades y unas actitudes propias de la correspondiente especialidad. Pero no sólo eso, el aspirante a residente EIR busca adquirir mayor responsabilidad en sus labores dentro de su dimensión autónoma.

Todo esto, es inherente al propio título de residente y viene definido en el Real Decreto 450/2005, de 22 de abril, sobre especialidades de Enfermería. Pero, además, a nadie se le escapa que obtener plaza en el examen EIR implica un contrato laboral como residente durante 2 años. Esta oferta, en la actualidad, es verdaderamente tentadora pues asegura una estabilidad económica, y de propina, obtienes una importante titulación académica.

Preparación eir 2018Otra cosa bien distinta es cómo prepararse el EIR. En este sentido, hay que tener dos aspectos bien claros antes de tomar la decisión de opositar… si, opositar, ésto es lo que uno hace cuando estudia y se presenta al EIR.

Primera cuestión, no puedes preparar una oposición “a medias tintas”. Hay que dar el 100% de cada uno. Cada uno debe saber cuánto puede dedicar a su preparación, cuánto tiempo se va a quitar de otras actividades, ocio, descanso, etc., para estudiar y memorizar. A partir de ahí, durante el tiempo que te preparas, siempre tienes que dedicar este mismo tiempo o más, pero nunca menos. Hay que ser constante, marcarse un objetivo en horas, y lograrlo semana a semana, e incluso mejorarlo, pero nunca, quedar por debajo de la marca establecida.

Segunda cuestión, cuando te preparas por primera vez, hay que planificar un tiempo mínimo de 6 meses de estudio. Nunca menos. Y a partir de ahí, establecer un calendario ya cerrado desde el minuto 0 hasta la víspera del examen. Y digo, cerrado. Pues, salvo circunstancia o causa mayor, de enfermedad o muerte, ese debe ser tu nuevo “contrato de trabajo” y no podrás faltar ni un solo día.

Por tanto, un enfermero o una enfermera, que deciden debutar en el nada descabellado mundo de las oposiciones, y quiere optar a una plaza EIR, y además quiere obtener plaza en su primera convocatoria, antes de decidir por dónde empezar a estudiar, o si lo hará por la mañana o por la tarde, o si contará o no con un preparador, o si probará en alguna academia, antes de todo esto, tendrá bien claros esos dos criterios vitales mencionados:

1. “Vas a contratarte en un empleo en el que tú eres tu propio jefe” y la constancia y el máximo rendimiento es obligatorio.

2. El “contrato de estudio” va a durar al menos 6 meses con una calendario cerrado y poco flexible en cuanto a las horas de estudio semanales.

Otra cosa es el número de horas que se deben estudiar cada semana, pero eso, bien sirve como tema para otro post.

Raúl Lozano Alonso. Enfermero Especialista

en Salud Mental y Preparador de Oposiciones.

¡Accede a toda la información sobre EIR 2018!