Los 10 secretos sobre el EIR

¡Por fin! Os voy a contar la verdad sobre el EIR y la forma en la que se pretende engañar a las enfermeras en su preparación. Hasta la fecha me resistía a contarlo públicamente. Prefería que cada uno decidiera y se diera cuenta por sí mismo. Pero ya no puedo tolerar ni un minuto más el hecho de que sigan intentando confundir a mis compañeras entorno a la preparación de una prueba tan importante como es el EIR.

0
758

Empecemos por el principio. El examen EIR, visto en números, es una de las oposiciones más difíciles que existen, apenas superado por la oposición para notario. Esto es fácil de comprobar si analizamos la ratio opositores/plaza que se da cada año, en comparación con el resto de exámenes de características similares.

Por lo tanto, partimos de la base de un examen en el que incluso las centésimas en mi resultado marcarán la diferencia.

Pero curiosamente, cuando se analizan los resultados definitivos, se puede comprobar que la plaza la consigues perfectamente sacando a penas un 6 (si lo extrapolamos a una puntuación sobre 10). Y las primeras plazas no superan mucho más allá esta cifra. ¿Qué significa esto?

Pues, primeramente, significa que no es necesario sacar una notaza, ni mucho menos, para tener plaza. Por ende, implica que no tengo que estudiar muchísimo contenido, ni manuales interminables, ni tener una mente maravillosa para conseguir esa puntuación.

Entonces. ¿Quién saca el EIR? ¿Quién no lo saca por más que estudia o por más convocatorias a las que se presenta? ¿Cuál es la forma correcta de prepararse? ¿Dónde o cómo debería estudiar?

Miles de enfermeras que se han preparado el examen mediante cientos de formas y maneras, desde que comenzó esta prueba en 1993, me permiten tener una visión clara de lo que se hace bien y lo que se hace mal. Así que, vamos a responder a éstas y a otras muchas preguntas, enumerando los 10 secretos del EIR:

  1. Se requiere de una estrategia de examen muy precisa.

Te tienes que presentar al examen siendo una verdadera estratega capaz de decidir cuantas preguntas hay que contestar y cuantas hay que dejar en blanco de entre los 235 totales.

  1. Se necesita un tiempo de estudio mínimo de 6 meses.

Cualquier intento de preparación que pretenda comenzar con menos margen es una pérdida de tiempo. Dicho de otra forma, no pretendas sacar el EIR de enero comenzando a estudiar en octubre, tras el verano.

  1. El manual de estudio, tan sobrevalorado, es un documento secundario.

Un manual te podrá ir sirviendo de apoyo en mayor o menor medida según los conocimientos que tengas previos y según la capacidad de realizar una adecuada estrategia de examen.

Existen academias que regalan su manual para promocionar los cursos de preparación EIR.

“Francamente, podrías disponer de todos los manuales de todas las academias del mundo, que esto no te va a ayudar a obtener tu plaza.”

  1. Las clases magistrales no son necesarias ni indispensables para poder sacar el EIR.

Por definición, cada minuto que pasas escuchando a alguien explicarte, por ejemplo, la historia de la Enfermería, es tiempo que no estás estudiando. ¿Realmente crees que es necesario recibir información verbal de todos los temas y todas las asignaturas de tu carrera? ¿No sería mejor que te explicaran solo y únicamente aquello que tú personalmente no entiendes?

  1. Es crucial tener una planificación y estructura semanal de lo que vas a estudiar, de lo que vas a repasar, de lo que vas a descansar y de que contenido te vas a evaluar.

Evidentemente, este punto es muy difícil de desarrollar sin ayuda de un tutor o preparador experto que te asesore o acompañe.

  1. Necesitas un tutor que te resuelva las dudas teóricas y conceptuales que te irán surgiendo cada día durante el estudio.

No puedes permitirte perder tu preciado tiempo en hacer búsquedas en Google para comprender X concepto o para profundizar en no sé qué temática.

  1. Es fundamental entrenar el examen, una y otra vez, haciendo simulacros nuevos todas las semanas de tu estudio.

Contestar 235 preguntas nuevas cada semana durante al menos 6 meses. Ese es tu primer objetivo.

  1. No necesitas perder ni tu tiempo ni tu dinero en una academia.

A día de hoy en España existen alrededor de 10 academias que preparan el EIR pero tras más de 20 años de examen, no se ha desprendido ninguna evidencia significativa que relacione el estar matriculada en cualquiera de ellas con el hecho de conseguir plaza.

“No te autoengañes; sentarte en una silla de un aula rodeado de compañeros, cada semana, no te ayuda a sacar el EIR, pero el tiempo que estás allí es tiempo que no estás estudiando.”

Sin embargo, sólo existen escasamente 3 preparadores personales distribuidos en distintas comunidades autónomas, y un único equipo de preparadores personales ya consolidado.

  1. No existe un número cerrado de horas que sea necesario estudiar.

Es una cuestión individual que depende de tu capacidad de organización, constancia y retentiva.

Un preparador experto podría decirte cuanto tiempo necesitas dedicarle al estudio tú y sólo tú, acorde a tus capacidades.

Yo recuerdo haberme preparado el EIR necesitando organizar 6 horas de cada uno de mis días para poder sacar 3 horas reales de estudio provechoso, mientras mi compañera estudiaba 2 horas al día. Ambos conseguimos plaza.

  1. Olvídate de cómo lo preparan los demás, lo que hacen o dejan de hacer.

Escucharás mil combinaciones posibles. Lo único importante es realizar una reflexión sobre todos estos puntos, pensar en ti, en tu tiempo, en tus posibilidades, y en tus necesidades.

Observa tu lugar de estudio, tus materiales, tus libros y piensa que es lo que realmente necesitas. Elige lo mejor, y recuerda que lo mejor no siempre es lo más conocido.

¿Conoces la marca Bentley de coches? ¿Podrías imaginar uno en tu cabeza? Ahora piensa las mismas preguntas con un Seat o un Citroën. ¿A que notas la diferencia?

Exacto, Bentley no necesita anunciarse en televisión, ni necesita ser muy conocido por las potenciales usuarios. Pero es una de las mejores marcas de coches del mundo.

Antes de invertir tu tiempo y tu dinero, reflexiona y elige lo mejor para ti.

Raúl Lozano Alonso. Enfermero Especialista en

Salud Mental y Preparador de Oposiciones.