5 pautas para afrontar la segunda quincena de agosto

0
1568

El mes de agosto es especialmente duro a la hora de planificar el estudio y de cuadrar objetivos. La propia idiosincrasia del mes, lleno de días de vacaciones o de descanso, con menor ritmo de trabajo o con mayor número de escapadas y momentos de relax hacen que la constancia y el orden en el estudio sean difíciles de mantener.

En primer lugar, como siempre, necesitamos ser honestos con nosotros mismos. Por eso, vamos a posicionarnos en uno de estos dos grupos: o bien ya hemos disfrutado de nuestras deseadas vacaciones o bien aún estamos esperando a que lleguen.

Si estás ahora mismo de vacaciones, mi recomendación, dejar de leer este blog y seguir disfrutando de tu merecido descanso con la cabeza en blanco.

No hay más alternativas. Cualquier otra situación en la que te encuentres, posiciónala dentro de alguna de las dos opciones planteadas, atendiendo a la que consideres que es más parecida a tu momento actual.

Si has disfrutado de las vacaciones, te propongo 5 pasos para afrontar los últimos 15 días de agosto:

  1. El calor limita fisiológicamente la capacidad de atención y concentración por lo que no te exijas demasiado; date tregua para calentar motores.
  2. El número de horas de estudio en esta semana puede reducirse hasta la mitad de lo habitual. Lo importante es ir generando ritmo.
  3. Aprovecha estos días especialmente para hacer simulacros y test, que siempre son más “cómodos” que la memorización pura y dura.
  4. En estos días, conviene estudiar aquellas asignaturas que te sean más fáciles y agradables.
  5. Los días que se te hagan cuesta arriba, en los que la voluntad se pone en tu contra, trata de sacar horas de repaso. Repasa lo estudiado.

Si aún no te has ido de vacaciones, te propongo 5 pasos para afrontar los últimos 15 días de agosto:

  1. Como en las vacaciones está terminantemente prohibido estudiar, planifica los días que te queden antes de irte de viaje.
  2. Trata de finalizar el estudio de aquellos temas que aún no hayas concluido. La idea es irte con la “cabeza tranquila” para no llevarte pensamientos de inquietud por aquellas tareas incompletas.
  3. No empieces a estudiar temas que te resulten complejos o que sabes que te pueden generar muchas dudas.
  4. No hagas simulacros nuevos. Evita evaluarte antes de irte de vacaciones, pues, en el caso de que te salga un examen malo o regular, aumentarás tu inquietud.
  5. Repasa algún tema que tienes pendiente en tu cabeza. De esos que de vez en cuando te dices que deberías volver a repasar porque sientes que se te están olvidando.

Raúl Lozano Alonso
Preparador Oposiciones / Especialidades
Equipo POE